Un deporrrtivo saludo

pablito-terrores.jpgel-ultimo-guerrero.jpg 

Así empezaban los minutos más emocionantes de las mañanas del fin de semana para la generación de la primera mitad de los 80, a la que me enorgullezco de pertenecer: con la voz de Hectorrr del Marrr y, de música de fondo, el megapatriótico “Barras y estrellas” mientras pasaba ante nuestros ojos una selección de los más espectaculares mamporros que las rutilantes estrellas del Pressing Catch eran capaces de atizarse. Qué gozada. Te plantabas ante el televisor embelesado al ver cómo repartían leña aquellas moles humanas con la secreta ambición de ser como ellos para poder convertirte en el amo del patio. Realmente, el Pressing Catch era como Goku o Los Caballeros del Zodiaco pero con la ventaja de que sabías (en tu bendita ingenuidad) que estos tíos eran de verdad y que tú también podrías hacer lo mismito que ellos si te ponías al asunto… ¡Qué pringaos que éramos! A ver, que levante la mano el que no se haya desbocado una camiseta intentando hacer (sin éxito, claro) el numerito de Hulk Hogan. Nadie, ¿verdad?

Sí, señor. El Pressing Catch molaba. Mi favorito era El Último Guerrero, con sus melenas, su cara pintarrajeada a lo Kiss y sus cintas fosforito colgándole de los codos y las rodillas. Era el rey del ring. Tristemente, mis padres jamás accedieron a comprarme el muñequito oficial (una espina clavada que tardé en perdonarles por completo). Pero había más. Estaba Snake con su serpiente que era de verdad verdadera (Yoigo), André el Gigante, El Matador y su ridículo traje de torero-luchador, los Nasty Boys, los Sacamantecas… y El Enterrador. Lo del Enterrador era otro rollo. Se apagaban las luces y aparecía el tío, con sus más de 2 metros y su melena grasienta, al son de una marcha fúnebre y acompañado de aquel patán de metro y medio con una urna en las manos llamado Pablito Terrores. El tipo daba miedo de verdad. Y encima, para rematar la faena, cada vez que ganaba un combate (casi siempre, solo lo vi perder una vez) enfundaba al desgraciado de su rival en una bolsa para cadáveres y se lo llevaba al hombro cual macabro souvenir. ¡La de horas que me pasé imaginando qué pasaba cuando la víctima se despertaba! ¿Aparecía en casa del Enterrador y éste le empezaba a repartir otra somanta? ¿O tal vez le pedía perdón por haberle hecho daño y le invitaba a cenar? ¿O acaso dejaba la bolsa rellena de contrincante en el primer contenedor que se encontraba de camino a casa? Sin duda, un gran misterio  de la humanidad.

Pues bueno, hace algunos días descubrí que Cuatro, en su afán por satisfacer las necesidades de los frikis y los nostálgicos, también ha repescado el Pressing Catch. “¡Qué guay!”, me dije mientras me apoltronaba en el mejor sillón de la casa y me disponía a revivir mis años mozos con la ilusión de aquel Gerardito de 9 años. Pero no, ya no era lo mismo. Ya no eran mis antiguos ídolos los que se subían al cuadrilátero. Ahora desfilaban por él, a ritmo de rap, una panda de petulantes y vociferantes personajes hinchados a base de hormonas, esteroides y otras guarradas por el estilo. ¡Qué decepción! “Pero, ¿dónde están Hulk Hogan y compañía?”, me pregunto. Y una voz en algún lugar de mi cerebro me responde: “Pues en Benidorm con el Inserso disfrutando de su jubilación o en algún asilo, en el caso de que sigan vivos, ¡¡pedazo de trozo de cacho de burro en miniatura!!”. Lógico. Como diría el Sr. Conejeros, “d’això ja fa més de quinze dies”. Pero eso no es lo peor. Lo peor de todo es que estos nuevos luchadores de pacotilla ¡¡no se pegan!! Vamos, es que ni se tocan, ¿es que nadie se da cuenta? ¿Es que todos esos imberbes yanquis con gorra y cartelitos hechos en cartulina del público no ven que es todo teatro? ¿Y los árbitros? Pero ¿cómo se puede ser tan incompetente? ¡¡Pero si mientras hablan con uno de los luchadores ha salido un amiguete de éste de debajo del ring y le ha pegado un sillazo al rival sin que se den cuenta!!

Pero, atentos. ¡Oh, sorpresa! Aun hay un atisbo de esperanza en mi mirada porque ¡¡¡ahí aparece El Enterrador!!! Bueno… o lo que queda de él. Porque ahora tiene más entradas que las taquillas de Mestalla, y el pelo más grasiento todavía, (debe ser por los kilos de “Just for men” que se pone para no peinar canas) y no va con Pablito Terrores, y le ganan más que antes, y no lleva bolsa para cadáveres…

Definitivamente, cualquier tiempo pasado fue mejor.

Por cierto, hay algo más que no ha cambiado del viejo Pressing Catch: lo sigue comentando Héctorrr del Marrr. Pero aun no he decidido si eso es bueno o malo.

P.D. Siento que el nivel de frecuencia de mis comentarios haya bajado estos últimos días, pero estamos en exámenes y lo que va davant, va davant. Ya me he quitado dos de encima. Solo quedan tres.

Anuncios

~ por Gerardo en junio 4, 2007.

5 comentarios to “Un deporrrtivo saludo”

  1. Dos objecciones a tu artículo y una coincidencia:

    – Jo juraria que abans tampoc es pegaven.
    – Jo mai vaig intentar trencar cap camiseta.
    – Clar, sense cap dubte, el millor era el Último Guerrrrrrero i el seu ball poseït que el convertia en indestructible. A mí tampoc em compraren cap ninot, snif, snif…

  2. -¿¿Antes tampoc se pegaven?? Enhorabona, acabes de destroçar-me la vida. Por suerte, siempre me quedará Papá Noel.
    -¿Tampoc ho pensares? Venga, vaaaa, reconócelo
    -El inoblidable “Baile de San Vito”.

    (Este comentari es una autèntica aberració bilingüística)

  3. Un articulo sobre el wrestling de obligada lectura (vistas las circunstancias):

    http://edunonina.spaces.live.com/blog/cns!CCA2137F4FF23980!447.entry?&_c02_vws=1

  4. hola, genial tu comentario
    no se sabe nada de los antiguos luchadores?

  5. ya no se sabe nada de el marinero tarugo ni ninguno d esos,ants estaba mas guay el pressing catch una de 2,o se pegaban de verdad o era mas real

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: