Odiario (o El día de la ira)

carlos-goni.jpg 

Hoy esto va de emular a Carlos Goñi, ni más ni menos; sin música ni rimas pero con toda la mala leche contenida del mundo:

– ODIO al típico profesor treintañero de Llengües en Contacte de 2º de Magisterio de Ed. Física de la Escola de Magisteri de València que tiene los santísimos redaños de interrumpir la intervención en clase de un alumno y espetarle que no le está escuchando y que no le importa lo que le está diciendo mientras se da la vuelta, y que tiene las narices de soltar las siguientes perlas ante futuros maestros: “Yo no tengo que adaptarme a vuestro nivel; vosotros tendréis que subir al mío” o “Es divertidísimo ser maestro porque puedes llamar tonto a un niño sin que se entere”.

– ODIO a la gente que busca destruir, que no aporta, no edifica; solo vigila y amenaza con una burda espada de Damocles… y no estoy hablando de políticos.

– ODIO a los árbitros cegatos que no distinguen una mano del resto del cuerpo

– ODIO el servicio de metro de Valencia y sus dichosas huelgas de día sí y día también que únicamente sirven para hacer la Pascua al usuario de a pie, hecho este que se la resbala a la Administración Pública. Los odio por ser el colectivo más huelguista de España (y me corto en decir de Europa), por hacer sus plantes porque sí (al menos a mí aun no me ha explicado nadie los motivos) y por hacerlos de manera sistemática a pesar de sus nulas posibilidades de éxito. Si lo que quieren es que la Administración atienda sus reivindicaciones más les valdría buscar otras estrategias más efectivas: aumenten unilateral y espectacularmente la frecuencia de paso de los trenes (que hay material para ello) y verán como los pagarines gubernamentales reaccionan ante la subida de los costes del servicio. O, mejor aun, como decía una usuaria ayer, hagan jornada de puertas (tornos) abiertos y verán como escuece eso a las altas esferas. Lo que sea, menos seguir choteándose de la ciudadanía. 

– ODIO a los que siguen intentando convencerme de que el Valencia, que hizo un puñetero tiro a puerta en 95 minutos, jugó un partidazo ante un equipo que bombardeó en 26 ocasiones el marco rival.

– ODIO a los niñatos (término no relacionado directamente con la edad biológica) que gozan mostrando al mundo, con la ayuda de sus móviles, procedentes (general y mayormente) del bolsillo de papá, sus tropelías, idioteces, conductas antisociales y delictivas, vejaciones varias y desvaríos de sus exiguas mentes simioides en general.

– ODIO a los que ponen reuniones el mismo día y a la misma hora en que el Pamesa se juega la clasificación para octavos de la ULEB y el Valencia juega una semifinal de Copa contra el Barça.

– ODIO a los que llevan reggaeton y flamencoide acamelado a todo trapo en la radio del coche y se paran en el semáforo de mi calle, obligándome a soportar un minuto de sus vomiteras pseudomusicales.

– ODIO a los radicales, los intransigentes, los intolerantes, los que añoran el militarismo y el totalitarismo… que en todas partes los hay (subrayen lo de “todas”). 

– ODIO a la gente sin sentido del humor que ve provocaciones y ofensas por todas partes, que siempre está a la defensiva y que no es capaz de reírse de sí mismo.

– ODIO a los que intentan meter propaganda política en las aulas de infantil y primaria.

– ODIO a todos los ejecutivos y programadores televisivos que solo miran por su oronda tripa desdeñando el enorme potencial educativo informal que tienen ante sus manos, regalando mierda a diestro y siniestro para gozo y deleite del populacho y regodeándose en unos miserables números que sirven para justificar sus contínuas agresiones e insultos a la salud mental y la inteligencia de sus televidentes.

– ODIO a los intrusos, a los lisssstos (que no es lo mismo que “listos”), a los pedantes, a los que hablan de todo sin saber de nada (que por no saber, no saben ni escribir sin faltas de ortografía).

– ODIO que me tomen por tonto y que me traten como a tal.

– ODIO a todas las personas y cosas que me han motivado a escribir este post.

¡¡Aaaaay, que a gusto se queda uno!! Es como… bueno, omitiré las comparaciones escatológicas.

Por cierto, por si alguien aun no lo ha cogido, llevo un par de días de mal café. Que esto les sirva de ejemplo para no seguir mi dinámica, o sea, ¡¡que disfruten!!

Hilo musical: Odio (Revólver). Odio ser tan previsible y poco original.

Anuncios

~ por Gerardo en febrero 28, 2008.

7 comentarios to “Odiario (o El día de la ira)”

  1. Menos mal que jo, abans de posar les reunions juniors, consulte el calendari del València CF i de la saxiana…

  2. Y si juntas lo de odiar a los que llevan reggaeton y flamenco en los moviles de los niños de papá.. haces una mezcla torrentina 100%

  3. discrepo con lo del vcf.cuando alguien tira 1 vez a puerta en el camp nou (no pierde) y se lleva un resultado muy positivo es que ese equipo ha hecho un grandisimo partido.

  4. si no te queda claro te explico lo que es un planteamiento de partido con repliegue intensivo y salidas a la contra.precio : 2 cañas en la divi

  5. Pues ya sabes, te odio, jejeje

  6. joolines macho!! pa cuando ha jugado el madrid y moi y yo nos hemos fastidiado!! total pa vore el valencia… si es que… pues pues pues yo odio que un tio “extrañamente” sepa responder a más del 90% de las respuestas del tribial… y claro

  7. vos odias a los radicales?
    Yo odio a los peronistas , te cabe?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: