Multipost encadenado

cadena.jpg 

Hay cosas que pasan en la vida que no tienen suficiente entidad para protagonizar un post. ¿Qué pasaría si varias de estas pequeñas anécdotas se asociaran para constituir un único comentario y ganarse su minuto de fama? Veamos: 

– En boca cerrada no entran moscas:

Hasta 3 veces en la última semana he estado seriamente tentado, después de llegar a mi casa a mediodía chorreando y con la chaqueta bajo el brazo, de dedicarle un post burlón a todos aquellos que creen en eso de “Hasta el 40 de mayo no te quites el sayo”. Por suerte, alguna fuerza oculta de la naturaleza me lo ha impedido, porque, de lo contrario, y visto el tiempecito que se nos ha concedido hoy, no me hubiera extrañado haberme encontrado esta mañana a la puerta de mi casa a una concentración de personas dispuestas a reírse en mi cara de mi nula capacidad para predecir fenómenos atmosféricos.

– Como un dolor de muelas:

Aunque, ya que hablamos del tiempo, no me negarán que ya va acercándose y notándose poco a poco la presencia de la primavera, cada año más corta y parecida al verano. Y dado que, como ya saben, uno no es muy aficionado a las temperaturas altas, tengo la impresión de que mi cuerpo empieza a ponerse en rebeldía ante la inminente llegada del calor. Así que mis diversos órganos y estamentos anatómicos están tratando de protestar ante lo inevitable declarando diversas huelgas por todo mi organismo. Si hace 2 semanas eran las amígdalas las que plantaban una barricada en mi garganta impidiendo el normal tránsito de alimentos y saliva, estos días es mi muela del juicio la que intenta boicotear mi rutina. De momento ya ha conseguido que algunos de sus camaradas del lado izquierdo de mi boca secunden su actitud imposibilitándome la función masticadora. Al menos no todas las partes de mi cuerpo se lo toman igual; he notado que otras tratan de funcionar a un ritmo mayor del habitual, lo que tampoco me consuela mucho si hablamos, como es el caso, del aparato productor de mocos. Debe ser lo que llaman “huelga japonesa”. Lo dicho: mi cuerpo se revela contra el clima… ¿Y yo qué culpa tengo?

– Huelga la huelga:

Y, hablando de huelgas, ¿cómo no dedicarle un minutito a mis estimados amigos maquinistas de MetroValencia? Ayer publicaba la FGV (Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana) una nota/anuncio en prensa en el que se informaba de los sindicatos convocantes de la actual y prolongada huelga, así como de sus reivindicaciones. Una de éstas se refiere a la petición de un aumento de sueldo de 160 € mensuales. La susodicha nota iba, además, acompañada de un gráfico con la progresión del salario de los maquinistas de FGV en los últimos años. No solo es que esta progresión se haya caracterizado, segun dicho gráfico, por los constantes incrementos; es que (siempre según la nota de FGV, insisto) el sueldo actual de los maquinistas se sitúa en 38.000 € anuales. Doy por sentado que no es que FGV sea una empresa de la total confianza y que estos datos estarán, sin duda, manipulados o sesgados (imagino que se referirán a sueldos brutos o que incluirán pagas y demás), pero aun así, 38.000 al año es mucha pasta. Bueno, también cabe la posibilidad de que los datos que publica FGV estén tan falseados que se refieran al sueldo bruto que perciben los maquinistas incluyendo las pagas acumuladas en los últimos 10 años y expresado en yenes o en rupias de Madagascar y yo no me haya enterado, en cuyo caso se estaría cometiendo un grave abuso contra los pobres, inocentes e indefensos maquinistas. Pero como sospecho que no es así, no puedo callarme. A ver que echemos cuentaaaas… Pongamos que un mileurista cobra 1.000 € al mes. Eso nos hace 12.000 € al año. Teniendo en cuenta que yo jamás he llegado, en mis dos trabajos, a soñar llamarme mileurista… ¿de qué narices se quejan estos mendas? Vaya por delante que el derecho a la huelga es sagrado; pero digo yo que es mucha casualidad que cada año se convoquen paros del 1 al 20 de marzo en horario de mascletà (a las 2 y cuarto de hoy la estación de Alameda parecía Barajas durante la crisis de Air Madrid) y que se huelguée a jornada completa durante la semana fallera. Lo último es que han amenazado con no prestar servicio nocturno estas Fallas. ¡¡Venga, hombre!! Lo peor es que los que lo pagan no son los guiris, que a esos no les importa esperar media hora por ver la “fala” o la “mascleta” ni gastarse una fortuna en un servicio incompetente. Los que lo pagamos somos los pobres desgraciados que no tenemos más remedio que coger el metro (o el bus, que esos son otros espabilados) si no queremos vernos encerrados en un atasco de dimensiones épicas para poder llegar a tiempo al trabajo o a clase.

– Volver a ser un niño:

Ya que sale el tema de ir a clase, me enorgullezco en contarles la nueva ocurrencia de mi profesora de Llengua. De ahora en adelante, cada lunes, un grupo de alumnos se encargará de preparar una sesión real dirigida a primaria y el resto de la clase haremos de alumnos… con todo lo que ello conlleva. La primera experiencia fue el pasado lunes y se convirtió en una auténtica catarsis. Impagable ver a 30 tiarrones/as levantando la mano a cada momento para hablar de lo que hace su padre, chivándose de que su compañero de pupitre ha pegado un moco bajo la mesa, jugando a pares o nones, cantando aquello de “Los que se pelean se desean” o poniendo morros porque estaban enfadados. Que sí, que es en serio, que de verdad esto es una carrera universitaria… aunque se parece tanto al cole…

– El pasado llama a tu puerta:

Ahora que digo cole, impactante la cantidad de ex-compañeros de tiempos de EGB con los que me he tropezado en escaso márgen de tiempo. Dejando de lado que en Nochevieja me sorprendí al encontrarme con Jose Vicente García Herraiz, al que la vida ha situado de propietario de un restaurante en Valencia, en las últimas dos semanas me he encontrado con hasta 5 miembros de mi clase en época primaria, a tres de los cuáles debe de hacer más de 10 años que no veía. Para rematar la faena, en la boda de Miryam sus amigos les prepararon un vídeofotomontaje de regalo en el que aparecía ¡¡yo con 8 años!! junto a Carlos (el novio) y el resto de mi clase. Surprise, surprise…

– ¿Casualidades de la vida?

Uno de estos viejos colegas educandos con los que me he reencontrado en fechas recientes fue Asensio. ¿Se acuerdan? Sí, hombre, el chico que me traumatizó contándome que le habían extirpado las amígdalas a lo vivo. Pues el caso es que al día siguiente de escribir acerca de él me lo encontré (insisto, más de 10 años después) en el transcurso del breve trayecto que separa mi casa del Opencor, adonde acudí a conseguir mi ejemplar de Harry Potter. “¡Qué casualidad tan curiosa!!”, pensé para mí tras aquel encuentro. Y ahí se hubiera quedado de no ser por un enigmático hecho que me hace sospechar que algún ente superior con poder sobre el destino sigue este blog. Porque de lo contrario no se me ocurre manera de explicar como, un día después de proclamar desde La Casa de Plastilina que nadie me había explicado los motivos de la huelga de metro, me encontrará mi convoy sembrado de octavillas del sindicato convocante justificando los paros. ¿A que da que pensar?

– La Semana Fantástica del educador Junior:

Digo yo que no si será casualidad esto también o no, pero el caso es que los educadores de nuestro centro nos hemos encontrado con una semana totalmente diferente a lo habitual. Empezamos el pasado viernes con la excursión masiva a Aldaia y posterior invasión del TAMA para acudir a la Final de la Lliga d’Improvisació. Resultado: Festival generalizado de carcajadas y noche perfecta (¡¡hasta los azules se llevaron un punto!!). Ahora, para que no pare la fiesta, se presenta una Acampada de Educadores que promete ser tanto o más divertida que cualquiera de los desvaríos que nacen de nuestras calenturientas mentes. Y, encima, empalmaremos con las vacaciones de Fallascua (término de laboración propia y dudosa validez) en las que no faltará una cenita de Fallas (digo yo) y en las que, probablemente, también tocará una reunión amistosa de trabajo y diversión (que nosotros sabemos juntar las dos cosas como nadie).

– ¿Alguien ha dicho Fallas?

Ja estem en Falles… yuju… (nótese la ausencia de exclamaciones).

Y, hablando de cosas verdaderamente importantes, ¿les he dicho que María está trabajando?

Hilo musical: Supersonic (Oasis). …y cosas que no tienen nada que ver.

Anuncios

~ por Gerardo en marzo 5, 2008.

2 comentarios to “Multipost encadenado”

  1. Collons, pedazo de post, más largo que un día sin pan… pa’mí que si que daba para varios post independientes… claro, claro, luego nos quejaremos de falta de temas para actualizar… serás caradura… sinvergüenza… seguro que eres maquinista del metro… te deberían echar del país… como gane Rajoy te vas a enterar…

  2. No es tan largo… los he hecho peores. Pero es que tengo un problema: me lío, me lío y no sé acabar, jejeje

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: