Fonoteca

discos.jpg 

Decepcionado me hallo con mis lectores habituales. ¿Acaso nadie se dio cuenta de que en el kilométrico post de ayer había dejado dos pistas acerca del que iba a ser el tema de mi siguiente comentario? Sí, amigos; si revisan mi “Multipost encadenado” podrán ver como dos de los títulos de los minicomentarios se corresponden con el nombre de 2 canciones: “Volver a ser un niño”, de Los Secretos, y “Como un dolor de muelas” del maestro Sabina… ¿Y a cuento de qué esta chorrada?

Pues a cuento de que la semana pasada, en uno de esos ratos esporádicos de ocio, me dio por fijar mi mirada en la triple torre de cd’s (mayormente originales, que conste) que habita sobre mi escritorio, junto al ordenador. Y en esas que me di cuenta de que, en mi repertorio habitual para escuchar mientras trabajo (o en la ducha, para qué ocultarlo), hace tiempo que no salgo del sota, caballo y rey: Quique González, lo último de Pereza y alguna incursión por el popurri megamix que tengo guardado en la lista de reproducción del Media Player. Total, que me decidí a emprender otro de esos proyectos absurdos que tanto me caracterizan y que suelo dejar inconcluso: escuchar de nuevo toda la música que he ido atesorando desde los 13 años, cd tras cd y cassette tras cassette, sin repetir ninguno hasta que no finalice la operación. Hay que reconocer que he consensuado conmigo mismo una enmienda para esta última norma, ya que habrá que repasarse la discografía del gran Quique antes del concierto del 28 de marzo. El caso es que ya he iniciado mi aventura por mis recuerdos musicales, no sin sorpresas, todo hay que decirlo.

Empecé por un valor seguro: los 4 cd’s de singles de Los Beatles. “Yesterday”, “The long and winding road”, “Help”, “Hey Jude”, “Across the universe”… Música de la buena, para motivarse un poco. Me encontré luego con el “Estrella de Mar” de Amaral. No tan bueno, para mi gusto, como “Pájaros en la cabeza” pero mereció la pena escuchar de nuevo “Salir corriendo” o “Moriría por vos”. A ver, a ver que me depara ahora la suerte…

¡¡”Crepúsculo”!!, el último (en todo su sentido) trabajo de Duncan Dhu, una de mis grandes pasiones ochenteras. Ahhh, cada vez que reescuchó este disco me vuelvo a enamorar de sus canciones. ¿Cuál era la que me gustaba tanto? Ah, sí: la 12, “Hasta que la luz nos despierte”. Canciones sencillas, elegantes y directas. Gran disco. ¿Y esto?… Un disco sin carátula… ¿Qué será? ¡¡Diossssss!! ¡¡La Oreja de Van Gogh!! Ya no me acordaba que hubo un tiempo en que me llegaron a parecer potables y conseguí un par de discos de ellos. Éste es el de “Lo que te conté mientras te hacías la dormida”. Bueeeeno… realmente no está tan mal, se puede escuchar y hasta hay alguna cancioncita simpática. Además, no puedo evitar guardar un buen recuerdo de este disco porque contiene la primera canción comercial que aprendí a tocar con la guitarra, “Puedes contar conmigo”. Sí, hombre, la de “Un café con saaaal…”.

Bueno, creo que ya he superado la crisis. Ahora seguro que vuelven los buenos discos. Efectivamente. El siguiente es el recopilatorio homenaje a Los Secretos. Si ya me gustaba este disco antes, me parece que ahora me gusta más. Debe de ser que me influye saber que Enrique Urquijo era coleguilla de Quique. ¿Y ahora?… ¡¡El “The Best of me” de Bryan Adams!! ¡¡Cuánto tiempo sin escucharlo!! Recuerdo que hubo una época en que no paraba de ponerlo. ¡¡Vaya!! Creo que antes me gustaba más que ahora. No sé… me parece un poco… ¿moñas? Quiero decir… está guay… sigue habiendo temazos (“Everything I do”, “Cloud#9″…) pero… En fin, sigamos.

Pero… pero… ¿qué es esto?… ¿qué hace esto aquí?…¡¡¡Aaaaaah!!!… ¿¿¿Yo tengo un disco de Álex Ubago??? ¡¡¡Noooooo!!! Dios, no me acuerdo de en qué momento de mi vida pudo llegar esto aquí. ¿Me lo regalaría mi abuela al igual que el cd de los Cartoons? ¿Tiene algún tipo de droga escondida y me lo metieron en el equipaje durante algún viaje? ¿Se lo pedí prestado a alguien en medio de alguna borrachera? ¿Me pusieron psicotrópicos en un vaso para sedarme y que me lo llevara de manera inconsciente? En fin, una promesa es una promesa: si está entre mis cd’s, voy a escucharlo…

¡¡Pero cómo se puede ser tan malo!! ¡¡Y tan cursi!! ¡¡Y hacer rimas tan fáciles!! ¡¡No me extraña que nunca se haya vuelto a oir hablar de este chaval!! Aaaaaag, voy a pasarme a escuchar el repertorio de Oasis para desquitarme, que ahí seguro que no fallo. Pero, una pregunta atormenta mi mente: ¿qué otros discos horripilantes guardaré sin saberlo entre mi torre de reliquias melódicas? ¿Tendré algún disco de Melody o de María Isabel? ¿Uno de Los Sobraos? ¿O de Viceversa (“tu piel moreeena sobre la areeena, nadas igual que una sireeena”), quizás? ¿Qué otras sorpresas me encontraré? Iré informando en posteriores entregas.

P.D. Por cierto, ¿qué me toca hoy?… “Standing on the shoulder of giants” de Oasis… bueno, no es el mejor que han hecho pero, al fin y al cabo, es Oasis. Lo peor ya ha pasado… espero.

Hilo musical: Jukebox (Quique González). Por no repetir ninguna de las de arriba.

Anuncios

~ por Gerardo en marzo 6, 2008.

3 comentarios to “Fonoteca”

  1. Lo más cachondo del asunto “Álex Ubago” és que en directe, toca amb el bajista y el guitarra (el grrrran Javi Pedreira) de Quique…

    De los discos malos, si te dona pena tirar-los al fem, sempre quedarà el Rastrillo. Així em vaig desprendre del cd de Mónica Naranjo que tampoc sé que collons feia en ma casa…

  2. Per cert, t’he telefonat per a un tema de l’acampada, mira el mòbil, hombre!!!

  3. Hola! arreglado el problemilla en mi blog… disculpa mi dejadez…perdona!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: