Músico de guardia

quique-gonzalez.jpg 

Le descubrí hace poco más de 2 años. Después de tropecientos intentos de Gema por que escuchara algo de él, la perspectiva de un concierto entre amigos me convenció y acabé cediendo, más porque es una cansina que por otra cosa, a su ofrecimiento de dejarme un par de discos suyos. Así, a regañadientes, fue como entró en mi vida el hombre que hoy ocupa, codo con codo con Oasis, el lugar de honor entre mis preferencias musicales. Así conocí a Quique González.

El principal problema de que te guste Quique es explicar quién es a los no iniciados. Porque, reconozcámoslo, tiene nombre de tío normal; si me apuran, como dice el Enano, hasta de pelagatos. Vamos, que a la gente no le suena de nada. Pero no es óbice para su grandeza, para su música sencilla y elegante a la vez, para sus letras a medio camino entre la lírica y la vida de barrio, para su voz desgarrada, para la melancolía de sus acordes de piano.

El caso es que Quique me conquistó rápidamente: una primera pasada por La noche americana y por el recopilatorio que me hizo Gema me pusieron en el camino, un pedazo de concierto en la sala El Loco (que, más que concierto, parecía una reunión de amigos) me convenció de que era un músico diferente y una xarraeta con él con invitación a empanadillas me acabó de convertir en devoto suyo (ya dicen que a los hombres se nos gana por el estómago).

Pues bien, amigos, hoy, 2 años, un mes y tres días después de aquel concierto, ya mítico, y casi medio año después de que viera la luz su último trabajo, Avería y redención #7 (nos ha hecho esperar el muy cabroncete), Quique vuelve a Valencia, vuelve a vernos, vuelve a deleitarnos. Será esta noche a las 10 y media en el Greenspace. Y yo estaré allí… y, esta vez, María también.

Porque, curiosamente, conocí a Quique González y a María en la misma semana. De hecho, la tarde en que compramos las entradas para aquel concierto de El Loco, aproveché para informar a Gema y Elena (el consejo de sabios) de mi recién iniciada relación amorosa. Pero bueno, a lo que íbamos, que aquella vez no dio tiempo a convencerla, pero esta noche María no se lo perderá. Ya ha oído un par de discos, ya ha elegido un par de canciones como sus favoritas… solo le falta un concierto, este concierto, y dentro de nada la veremos convertida en otro miembro de la cada vez más amplia comunidad de fans de Quique González de la Parroquia de La Asunción. Y es que el que lo prueba no puede parar… se lo digo por experiencia.

Al concierto de hoy ya no creo que lleguen pero, ¿alguien más se apunta al quiquegonzalismo? A ver si en el próximo montamos un minibús.

Hilo musical: La vida te lleva por caminos raros (Quique González). Ella lo entiende.

Anuncios

~ por Gerardo en marzo 28, 2008.

5 comentarios to “Músico de guardia”

  1. Siempre voy al bar del aeropuerto!!! Sinceramente, i encara que estiga en momentos muy “Love is in the air”, encara que siga a little melàncolic el ultim disc acava conquistante el coret…

    Ais… queremos otro consierto ja!!!!

  2. per cert, te voy a pasar músiquita nueva!!!! áixí vas a actualitzante un poquet i coneguent a los amiguitos musicales de Quique!!!!

  3. Adoro a Quique, estuve en el concierto y escuché a un hombre diciéndole a su novia: creo que me he hecho gay, lo amo.

    Y yo estoy con él, este quique es increíble.
    He caído a tu blog no sé muy bien cómo desde el de Jenni.

    Un saludo!

  4. Jaiiiii, la jenni…

  5. Gera… he vuelto a las andanzas del blog…

    Pues nada, era por avisar y esas cosillas…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: