Alienanígenas

alienados.jpg 

Los finos argentinos Les Luthiers se preguntan en la canción que sirve de hilo musical al post de hoy: “¿Por qué en la ciudad vivimos alienados?”. Y se responden, con el humor y la ironía que les caracteriza: “Porque se ha-lienado de gente”.

Alienar. Bonito palabro que bombardeó a los adolescentes de mi generación por diversos canales. En primer lugar porque era frecuente encontrarlo por entre las páginas de los libros de Filosofía o de Religión de los añorados BUP y COU. Pero, sobre todo, el vocablo de marras marcó a los hijos del 83 (y aledaños) porque hubo quien nos lo acuñó con saña visigoda de manera que, sin comerlo ni beberlo (ni saber lo que significaba), nos convertimos en una “juventud alienada”.

Y los culpables de aquella catástrofe sociológica sin precedentes ¿quiénes eran? Pues ni más ni menos que la panda de demoníacos vástagos del progreso que formaban artefactos como los auriculares (o cascos, mucho más molón), los walkman (hoy convertidos en poco menos que piezas de museo) y los discman. Aquellos cacharros infernales fueron los artífices de la consabida alienación de aquella bendita generación, puesto que, como bien se veía en los anuncios televisivos de Los 40 Principales, eran barreras insalvables para la comunicación interpersonal y convertían a sus usuarios en monigotes incapaces de realizar otra acción que no fuese andar y mover ligeramente la cabeza de arriba a abajo como autómatas. Aquéllo nos aislaba del mundo, de la realidad que nos rodeaba, del prójimo que estaba a nuestro lado, del vecino de asiento del metro y hasta de nuestras propias familias. En una palabra: nos alienaba. Y eso era lo peor que te podía pasar.

Y digo yo que seguramente tendrían razón los que así nos calificaban. Porque, no lo neguemos, es indudable que llevar pegados a las orejas dos trozos de gomaespuma que emiten tu música favorita a alto volumen te dificulta bastante (cuando no imposibilita por completo) prestar completa atención a lo que a tu alrededor acontece.

Pero, amigos, hoy he llegado a la conclusión de que hay que pasar página. La juventud alienada ha muerto. Los jóvenes y adolescentes de oídos taponados han pasado a la historia. Lo he descubierto hoy mismo, de camino a casa de vuelta de la facultad, cuando me he encontrado a una pandilla de quinceañeros recien salidos del IB1 (me resisto a llamarle Tirant lo Blanc, lo siento). Por un momento pensaba que se trataba de una alucinación, pero no. Lo que estaba viendo y oyendo era muy real. Esos seres en plena pubertad irradiaban y emitían música (a bastantes decibelios como para ser claramente audible) desde su propio cuerpo. Mi perplejidad inicial se ha visto atenuada cuando he comprobado que eran móviles, oportunamente colgados de algún accesorio a la altura de la cintura, los que producían el sonido que llegaba a mis oídos. Pero lo más sorprendente de todo no era eso. Lo más sorprendente era que, a pesar de la mezcolanza de músicas (todas igualmente vomitivas, por cierto) y del ruido de la calle, cada uno de los zagales en cuestión parecía no escuchar nada más que su propio teléfono móvil y, por supuesto, parecía no percatarse de la presencia de varios congéneres a menos de medio metro de distancia.

Sí, amigos. Antes necesitábamos taparnos los oídos para aislarnos del mundo. Ahora, no solo ha dejado de ser necesario, sino que además es posible deleitar al inocente vecino con el objeto de nuestro aislamiento sin importarnos lo más mínimo si comparte nuestros gustos musicales o no. ¿Qué más pruebas queremos de que el ser humano evoluciona?

La única duda que me asalta es, ¿qué nuevo término necesitaremos para denominar a esta nueva especie? Porque no me negarán que el de “alienados” se les ha quedado corto.

Y, al menos, en nuestra época no se escuchaba reggaeton. Camela, todo lo más.

 P.D. Y hablando de música (pero de música buena, en este caso). Tremendo concierto el de Míster 90% del viernes. Es cierto que tal vez fue excesivamente pródigo en canciones de los dos últimos discos, que fue un pelín demasiado bajonero (en concordancia con el último disco) y que le faltaron algunos clásicos (eché de menos “Kamikazes enamorados”); pero escuchar en directo “Y los conserjes de noche”, ver a Javi Pedreira y Karlos Arancegui en estado puro (menudo par de cracks, sobre todo el primero), disfrutar del impresionante final con “Vidas cruzadas” o ver a un Quique González menos tímido, más implicado con su público y más bromista que antaño no tiene precio. Me hubiera gustado dedicarle un post entero, pero las fotos aun están en la cámara de María. En fin, ya les enseñaré alguna con cualquier excusa, que merecen la pena.

Hilo musical: Solo necesitamos (Les Luthiers). Ya lo avisaba arriba; 100% recomendada, risas aseguradas.

Anuncios

~ por Gerardo en abril 3, 2008.

8 comentarios to “Alienanígenas”

  1. hola! el nuevo termino que yo les pondría es “criosmaleducadosdemi….” (¿se puede decir mierda?) aunque bueno, ese termino no es muy nuevo…

  2. Prefiero “popó”, si no te importa. Esta es una Casa decente.

  3. Jo sempre he segut més de la paraula “cagalló”…

  4. O “monyiga”… en “m”…
    Es sorptrendent com ha derivat el tema, ¿no?

  5. Porque vivimos distanciados…porque estamos alienados!!! Y encontrar una playa que no esté contaminada…jajaja Gran grup Gerardo, m’he rist molt amb el post y bueno la cançó recordant-la també!!

  6. Porque vivimos distanciados…porque estamos alienados!!! Y encontrar una playa que no esté contaminada…jajaja Gran grup Gerardo, m’he rist molt amb el post i bueno la cançó recordant-la també!!

  7. Así me gusta, que sepas corregir tus fallos ortográficos, jejeje

  8. Que divertido encontrar una imagen de mi película acompañando un texto así… lo que es el universo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: