Trampa tramposa

avergonzado.jpg 

Digo yo que no es tan grave, ¿no? ¿Quién no se ha contado una casilla de más jugando al parchís? ¿Quién no ha dicho un nombre a voleo jugando al escondite (¿voleo es con “b” o con “v”?)? ¿Quién no ha ojeado unas cuantas preguntas del Trivial por si acaso? ¿Quién no se ha saltado una prueba en un rally (o gynkama, para los puristas) de un campamento? En fin, ¿quién no ha hecho nunca trampas? A ver, que levante la mano… Nadie, ¿verdad?

Pues ya me quedo más tranquilo, porque estoy que me reconcomo a mí mismo por culpa de un pequeño chanchullo que me he visto obligado a cometer. Resulta que he entregado un trabajo de un libro… sin habérmelo acabado. Sí, sí, ya sé que está mal y que iré al infierno. Pero es que es taaaaaaaaaaan aburrido. Se llama “La expresión” y es de un tal Arno Stern, danés, como La Sirenita y los hermanos Laudrup. Y ya que estamos, que partidazo del Geta ayer. Canté más el gol de Contra que cualquiera del Valencia esta temporada… Bueno, a lo que íbamos, que me despisto.

Que el dichoso libro son solo 100 páginas. ¡¡Pero que 100 páginas!! Una cincuentena de hojas a doble cara repitiendo sin cesar las mismas cosas y publicitándose a sí mismo y a su método educativo fabuloso y superinfalible. Total, que yo, implacable devorador de miles de páginas dedicadas a Harry Potter, me rendí ante semejante tostón, incapaz de pasar de la página 60. “A partir de la 70 no dice nada nuevo”, me habían dicho. Pero es que ni ahí pude llegar. Y, además, estoy en desacuerdo con esa afirmación. Si me preguntan a mí diré: “A partir de la página 2 no aporta nada nuevo”.

Pues eso, que soy un tramposo; que he hecho como que me lo he leído todo y he entregado el trabajo en cuestión; pero que no creo que se note, ¿no? A menos que alguno de ustedes se chive. O que descubra que el profesor Manuel Monfort también visita esta casa. Entonces será momento de decir aquello de “Tierra, trágame” mientras un centenar de dedos me apuntan diciendo “¡¡Trampa, trampa!!”.

En fin, podría ser peor. Podrían decirme que he roto la olla.

Hilo musical: Ready for drowning (Manic Street Preachers). Siguiendo el paseo por mi fonoteca.

Anuncios

~ por Gerardo en abril 4, 2008.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: