En boca cerrada

Si alguna vez me hago famoso, algún reputado periodista decide entrevistarme y en su cuestionario aparece la pregunta “¿Cuál es su mayor virtud?”, ya tengo preparada la respuesta. De hecho la tengo preparada hace mucho tiempo; siempre pensé que mi mejor virtud, modestamente, es saber reconocer mis múltiples defectos, entre los cuales está el hecho de que soy un irremisible bocazas.

Y, como a todo buen bocazas que se precie, más de una y más de dos veces me ha tocado retractarme de mis palabras y meter el rabo entre las piernas (por cierto, ¿es mi mirada sucia o esta expresión es una auténtica guarrada?). Pero hay veces, poquísimas, no se vayan a creer, que ser bocazas mola y que reconoces tus excesos verborréicos de buen grado. Ayer fue una de esas veces, o mejor dicho, ayer hubo varias de esas veces.

Todo empezó a mi llegada al chalet de Seve, centro de operaciones de la pandilla para la final copera. Primeros comentarios sobre la final y ahí que voy yo: “En realidad me da igual quien gane”. ¡¡¡Bocazas!!! A ver quien se cree eso después de verme tres horas más tarde tocando el claxon de Tigre como un salvaje durante un prolongado tour festivo por las calles torrentinas. Pero volvamos al chalet de Seve en la previa del partido.

Otra de mis perlas fue la consabida de “el Getafe se lo merece más”. ¡¡¡Pedazo de bocazas!!! Aun me cuesta entender que mis amigos no me mandaran a freir monas cuando, después del gol del Moro, me puse a disertar acerca de la justicia divina del fútbol, que nos resarcía los disgustos de las dos finales de Champions, y de la escasa enjundia de las víctimas que el Geta había dejado en su camino a la final copera, en contraposición a las durísimas eliminatorias que nosotros habíamos soportado. ¿Quíen más que el Valencia se lo merecía?

Seguimos en la conversación pre-partido. Otra frase memorable salida de mi boca: “Es que no me apetece nada esto, ¿eh? No tengo ambiente de final. Queden como queden, a las 12 a casita, que no está el asunto para fiestas”. ¡¡¡Rebocazas!!! Solo 15 minutos después de tan tajante aseveración, bajando a Torrent de camino a recoger a María, el sonido del “Amunt Valencia” en el castizo dial de la 97.7 me erizaba el vello de la nuca y, un instante después, me descubría cantando el himno a voz en grito en la soledad de la cabina de mi fiel vehículo. Para rematar el subidón, sonaba el épico tema central de Alejandro Magno (la B.S.O. de la visita papal a Valencia), temazo espectacular donde los haya. ¡¡Toma ambiente de final!! Y durante el partido, a morderse las uñas (a pesar de los maternales codazos de María que trataban de impedirlo). Tan nervioso estaba que me puse a hacer estiramientos durante el descanso. “Estic desficiós”, decía yo. Que te crees tú eso, bocazas; lo que tienes es ambiente de final. Por cierto, a mi llegada a casa, a eso de las 2 de la mañana, con algunas cervezas entre pecho y espalda, tampoco recordaba mi intención de retirarme a las 12.

Y volvamos al jardincito de Seve, charlando en torno a una barbacoa modelo Homer Simpson. Primeras porras. Seve apunta al 3-1 (¡qué ojo el suyo!), pero yo me descuelgo con un 1-2 para el Getafe, “¡y que no sea 0-2!” ¡¡¡Requetebocazas!!! Sin más comentarios.

Pero avancemos en la noche y vamos al partido. Obviemos mis sensaciones agoreras tras el gol del Getafe y vayamos directamente al gol de Morientes. Baraja planta el esférico a más de 30 metros del marco (así, a ojo de mal cubero), y se dispone a poner el balón en juego mientras solo dos de sus compañeros pululan por la parcela de campo que separa el balón de la línea de fondo del Geta. Me pongo a rezongar: “¿Pero cómo puede ser que solo haya dos tíos delante del balón?”. Baraja suelta un chupinazo directo al arco rival y se oye mi voz: “Pero, ¿qué haces, #&€? (insulto irreproducible; este es un blog para todos los públicos)”. ¡¡¡Requetecontrabocazas!!! Una milésima más tarde ya estaba celebrando el remache de Morientes y alabando el pepinazo del Pipo.

Por cierto, hablando del Moro, ¿adivinan quién pronosticó hace casi dos años que el actual 9 del Valencia iba a ser un fiasco y que venía a jubilarse y a arrastrarse mendigando minutos de la basura. ¡¡Correcto, han acertado!!!

 ¡¡¡Pedazo de trozo de cacho de bocazas en miniatura!!!

P.D. ¡¡Amunt!!

P.D2. Todo no iban a ser resbalones. La foto de hoy para Juanito Mata. Un megacrack por el que vengo apostando toda la temporada. No iba a fallar siempre, ¿no?

Hilo musical: My big mouth (Oasis). Si cuando yo digo que este grupo me pega…

 

Anuncios

~ por Gerardo en abril 17, 2008.

Una respuesta to “En boca cerrada”

  1. Pedazo de trozo de cacho de bocazas en miniatura… Eixe no era el nom de…???

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: